Por Staff H-E-B Babies

Cuando estás embarazada el subir de peso es natural pero es importante entender que también hay que cuidarse, para sentirnos mejor y no tener complicaciones más adelante. Hoy te contamos qué papel tiene tu peso durante esta etapa.

Aunque el embarazo puede estar lleno de antojos la realidad es que no hace falta comer de más para que tú y tu pequeño estén bien nutridos. ¡Por el contrario! Durante esta etapa es muy importante pensar en el valor nutricional de los alimentos que comes ya que éstos nutren también a tu bebé.

Si bien el subir de peso es totalmente normal durante el embarazo, hay que poner atención en cómo se mueve la báscula, para poder cerciorarnos de estar en la mejor forma posible para el parto y posparto.

¿Cómo saber cuánto subir de peso durante el embarazo?

Eso depende de tu estado de salud y tu índice de masa corporal (IMC) antes de embarazarte. El IMC toma en base tu estatura y tu peso para indicar si estás debajo de lo normal, dentro de lo normal, o tienes sobrepeso. Por ejemplo, si antes de estar embarazada tu IMC estaba dentro de un rango normal, el ganar de 11.5 a 16 kilos durante los 9 meses es lo esperado. Pero si empezaste con un IMC debajo de lo normal, debes ganar más peso (de 13 a 18 kilos) y si empezaste con sobrepeso, debes ganar menos (de 7 a 11 kilos). Y si estás esperando gemelos, puedes aumentar de 16.5 a 24.5 kilos.

Lo más sano es ir ganando este peso mientras transcurre tu embarazo y no de forma abrupta. El primer trimestre es el que registra menos aumento de peso (de .5 a 1.5 kilos) y tiene sentido pues es cuando llegan los primeros síntomas del embarazo, entre los que se encuentran las náuseas y vómitos. En el segundo trimestre ya te encuentras más recuperada y con mejor apetito, pudiendo ganar de 3.5 a 4 kilos. Es el en último trimestre cuando el aumento de peso se siente más, y es que por un lado tu bebé es más grande, ganando de 5 a 5.5 kilos.

¿De dónde viene todo este aumento de peso?

En promedio al final de tu embarazo tu bebé pesa 3.5 kilos, tu placenta de 1 a 1.5 kilos, el líquido amniótico de 1 a 1.5 kilos, el tejido mamario de 1 a 1.5 kilos, el riego sanguíneo 2 kilos, los depósitos de grasa de 2.5 a 4 kilos y el crecimiento del útero de 1 a 2.5 kilos.

Las repercusiones de presentar sobrepeso durante el embarazo son variadas, haciéndote blanco más fácil para desarrollar diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia, amenaza de aborto, parto prematuro y complicaciones en el parto. Además, tu bebé podría desarrollar un defecto de nacimiento como la macrosomía y obesidad infantil.

Más que hacer dietas para bajar de peso durante el embarazo, lo que no es recomendable y podría traer problema, lo mejor es cuidar que los alimentos que consumas sean los adecuados, así como mantenerte activa. Enfócate en tener una alimentación balanceada con frutas y verduras, lácteos, carne bien cocida, pescado al vapor y cereales evitando las grasas saturadas, las sales, el azúcar y el aceite. Bebe mucha agua y come varias veces al día pero en cantidades medidas, desayunando bien y cenando ligero. Toma tus vitaminas y suplementos y evita a toda costa el alcohol y tabaco.

Si te fue de ayuda este artículo compártelo con alguien más, y sigue leyendo todo lo que tenemos para ti en H-E-B Babies.