Llevar a tu bebé cargado con la ayuda de un portabebé ergonómico les da muchas ventajas a ambos, tanto físicas como emocionales. ¡A continuación te contamos porqué!

Cargar a nuestros pequeños es algo que no solo se siente maravilloso, también nos trae muchos beneficios. Hoy Daniela Núñez Guerra, instructora certificada de danza con bebé en Relevé Dreams Studio, nos cuenta porqué es tan importante cargar a nuestros bebés a través del porteo.

Beneficios del porteo

Como mamás, a veces nos topamos con la recomendación de no cargar demasiado a nuestros bebés porque se pueden “embracilar”, pero esto no es así. Nuestros pequeños necesitan sentirnos cerca, pues acaban de llegar a un mundo desconocido en donde requieren sentirse protegidos.

Fueron nueve meses los que pasaron en el vientre escuchando nuestro corazón y voz, sintiendo nuestro calor. Al cargarlos ellos experimentan estas mismas sensaciones que conocen tan bien.

Además, hay que tener en cuenta que nuestros bebés pronto crecerán y ya no querrán o no podremos cargarlos más. Hay que disfrutar esta etapa el tiempo que sea necesario, pues así creamos un lazo emocional más fuerte y les damos mayor seguridad.

Pero siendo realistas, con tantas actividades que tenemos como mamás, cargarlos siempre es difícil. Por eso, una de las mejores formas de hacerlo es a través del porteo, el cual te permite cargar a tu bebé con un portabebé ergonómico, para que puedas tenerlo cerquita pero con tus manos libres.

Las ventajas de portear a tu bebé son muchas.

  • Permite realizar actividades diarias al traer las manos libres

Así, puedes avanzar con las tareas del hogar o ir al trabajo, supermercado, salir a pasear o hasta realizar alguna actividad física con tu bebé pegado a ti sin que sea un obstáculo.

  • Ayuda a reducir los dolores de espalda y de brazos

Ya que con el apoyo de un portabebé se distribuye el peso de tu pequeño entre tus hombros, cintura y espalda.

  • Se liberan oxitocinas

El tener a tu pequeño pegado ayuda a liberar esta sustancia, importante para combatir la depresión post parto y ayudar a que se dé mejor la lactancia materna.

Pero, ¿Cuáles son los beneficios que recibe un bebé al ser porteado?

  • Se respeta la forma natural de su cuerpo

El porteo respeta la forma natural del cuerpo de tu bebé, conocida como la “posición de ranita” con su espalda en forma de C. Se trata de una postura muy cómoda para ellos, similar a la que tenían en el vientre materno.

  • Fortalece los músculos de su espalda y cuello

Apoyándolo a tener mejor equilibrio. Además, ayuda a desarrollar sus patrones neuronales a través del movimiento, estimulándolo de manera sensorial y despertando sus sentidos.

  • Mejora la digestión de tu chiquito

Previniendo los molestos cólicos ayudándole a liberar gases.

  • Promueve a liberación de oxitocinas

Ayudándolo a tener un sueño más profundo y prolongado. A un recién nacido le ayuda a oxigenarse mejor, sincronizando su respiración con la tuya, regulando su temperatura corporal.

  • Brinda seguridad y relajación

Un bebé porteado se siente más seguro y relajado, llora menos y es más social. Además se refuerza el vínculo entre sus padres con él, y tiene una mejor percepción y conocimiento de su entorno al participar en lo que el adulto hace.

Es muy importante que al portear a tu bebé te asegures de usar un portabebé ergonómico, que respete la posición y anatomía natural de tu pequeño.

Existen distintos tipos de portabebés ergonómicos como fulares rígidos o elásticos, mei tai, bandoleras y mochilas ergonómicas. Antes de comprar uno infórmate bien y asegúrate de que cumpla las siguientes características:

  • Que tu bebé vaya volteando hacia ti y no hacia el frente.
  • La cabeza de tu bebé siempre debe estar visible y sus vías respiratorias despejadas.
  • El soporte del cargador debe cubrir de corva a corva, de forma que las piernas de tu chiquito estén ligeramente más arriba de sus pompitas, formando una M, o si lo vemos de frente la espalda debe estar en forma de C.
  • Tu bebé debe quedar ajustado a tu cuerpo, con la cabeza sostenida y sin la posibilidad de que pueda resbalarse o irse de lado.
  • La altura de la colocación debe permitirte el darle un beso a su cabecita sin problemas.
  • El porteador no debe sentirse molesto con el peso de tu bebé.

¿Te fue de ayuda este artículo? Compártelo con quien quieras y sigue leyendo todo lo que tenemos preparado para ti en H-E-B Babies.