Por Staff H-E-B Babies

Mantener a tu pequeño calientito y cómodo en temporada de invierno es crucial para su bienestar. Una excelente forma de lograrlo es poniéndole ropa térmica. Hoy te contamos todo al respecto para que te vayas preparando. ¡Sigue leyendo!

¿Sabías que tu bebé no puede ajustar su temperatura tan bien como lo haces tú?

Los más pequeños pierden calor hasta cuatro veces más rápido que los adultos, y si se trata de un bebé prematuro o con bajo peso aún hay que cuidarlo más. Y aunque pudiera parecer obvio, hay que tener en cuenta de que al ser aún incapaces de hablar tu bebé no te podrá decir si tiene frío o está incómodo.

Por lo mismo se vuelve tan importante el mantener a nuestros chiquitos a una temperatura agradable (ni muy fría ni demasiado caliente) en estas épocas en las que las bajas temperaturas llegan a las calles y a veces hasta a nuestros hogares.

Una gran forma de darle al cuerpo de tu pequeño una capa más de calidez es usando ropa térmica. La ropa térmica es un tipo de ropa que facilita que el cuerpo se mantenga calientito utilizando el propio calor corporal, a la vez que impide que se cuele el frío exterior. Una opción
excelente si vas a salir de casa o si tu bebé estará en algún lugar frío.

Lo mejor es buscar que la ropa térmica de tu bebé sea lo más natural posible. La piel de un bebé recién nacido es muy delicada por lo que la tela de las prendas que use no puede tener fibras sintéticas (ni tampoco lana), y menos si va a funcionar como su primera capa de ropa. Una opción de ropa térmica 100% algodón sería lo más recomendado.

Algunos puntos que es conveniente revisar cuando busques ropita térmica es que sea fácil de poner y de sacar. Las prendas con botones o cierres ya sea atrás o adelante son ideales para no tener que sacarle la ropa por la cabeza al pequeño. Hay algunos pantalones o mamelucos térmicos con broches o botones en la entrepierna que facilitan el cambio de pañal. Los bodies y camisetas cruzados también son genialmente prácticos.

Las prendas térmicas que puedes ir teniendo a la mano en esta época son los bodies de algodón de manga larga, un par de conjuntos de camiseta y pantalón largo, mallitas o mamelucos con piecitos, además de los útiles accesorios para el frío como los gorritos, colchitas y guantes para el exterior. Para evitar alergias lava la ropa térmica de algodón de tu bebé a mano con jabón neutro.

Para evitar el riesgo del síndrome de la muerte súbita del lactante, la Academia Americana de Pediatría recomienda no sobrevestir o cubrir la cabeza o cara de nuestros pequeños. Y es que aunque no debe pasar frío tampoco es conveniente abrigar a tu bebé de más. Los cambios drásticos de temperatura no son buenos para tu pequeño. Una buena manera de saber qué tanta ropa ponerle a tu bebé es procurar que lleve una prenda más de ropa de la que llevas tú.

¿Te fue de utilidad este artículo? Compártelo con alguien que también pueda necesitar leerlo, y sigue descubriendo todo lo que tenemos para ti en H-E-B Babies.