Por Staff H-E-B Babies 

La casa debe ser un lugar acogedor y seguro para tu bebé por lo que es muy importante tomar medidas especiales para cuidarlo de peligros potenciales. ¡Sigue leyendo y descubre cómo lograrlo!

Ya que tu pequeño empiece a moverse solito, te asombrará la facilidad con la que puede meterse en problemas, y es que los bebés son curiosos por naturaleza, por lo que le resultará fácil jalar, treparse, jugar, meter las manos, introducir a su boca o escurrirse en lugares que podrían ponerlo en peligro. 

A partir de los seis meses algunos bebés ya empiezan a gatear, ¡y con cuánta rapidez! Es mejor estar listos y con la casa preparada para hacer frente a un bebé inquieto y en movimiento, siendo lo más segura posible al cuidar detalles importantes que puedan frenar cualquier tipo de accidente. 

Hoy te compartimos cinco sencillas recomendaciones para que empieces a transformar tu casa en un espacio “a prueba de accidentes” o «baby proof«.

     1. Cubre los enchufes

Por toda la casa hay enchufes donde puedes conectar tus aparatos eléctricos. Estos pequeños orificios llaman mucho la atención de tu bebé y la mayoría están a su nivel, por lo que podría ser fácil que metieran su mano o introdujera algún juguete, sufrieran un electrocutamiento. 

Elimina esa posibilidad cubriendo los enchufes con protectores de plástico transparentes, prácticamente invisibles a la vista pero seguros para evitar que tu bebé meta las manos donde no debe.

     2. Protege las esquinas

Un bebé gateando o aprendiendo a caminar aún no tiene completo dominio de sus movimientos, por lo que es común que se tambalee y tropiece o que se golpee con lo que esté en su paso. 

Es importante que los muebles puntiagudos como las mesas de vidrio o de mármol no sean un peligro para ellos, por lo que puedes cubrir sus esquinas con protectores de hule que amortiguarán cualquier golpe, haciéndolo mucho menos serio de lo que podría ser.

     3. Cierra bien las puertas

Apenas descubra las cajoneras de la cocina y recámara tu bebé querrá abrir y cerrar sus puertas sacando todo lo que hay dentro. Esto además de triplicar tu trabajo, también puede ser peligroso si lo que tu pequeño encuentra en esos cajones no es apropiado para su edad, o si al abrir y cerrar se magulle sus deditos. 

Lo que puedes hacer es instalar dispositivos de seguridad para mantener cerradas estas puertas, a pesar de la insistencia de tu pequeño; también existen cojines de seguridad para evitar que las puertas de las habitaciones se cierren fuertemente, protegiendo a tu pequeño de lastimarse. 

     4. Cuidado con el baño

Imagina que dejas solo unos segundos a tu bebé para encontrarlo en el baño, con las manos dentro del inodoro, jugando divertido con el agua. Esta escena nada grata podría ser realidad, pues los niños disfrutan mucho jugar con el agua donde la encuentren. 

Afortunadamente ya puedes mantener el inodoro cerrado usando un seguro para la tapa, el cuál hará imposible que tu pequeño travieso abra el baño con fines desconocidos.

     5. Flanquea las escaleras

Un lugar particularmente peligroso para tu bebé es el de las escaleras de tu casa, sean grandes o pequeñas. Aunque tu chiquito ya tenga un poco de control de sus movimientos, un mal paso en las escaleras puede ser peligroso, por lo que siempre es mejor que las baje o suba con tu completa supervisión. 

Para evitar que lo haga en otro momento, lo mejor es que instales una rejita o barandal tanto en la parte de arriba como en la de abajo de las escaleras.

Hoy en día existen muchos modelos, estilos y colores, siendo súper fáciles de instalar. No dejes este espacio descuidado y evita un accidente que puede poner en riesgo la integridad de quien más quieres.

Todos estos productos los ofrece la marca Dream Baby, que puedes encontrar en tu tienda H-E-B más cercana, en el área de bebés. Disfruta de tu hogar junto con tu pequeño haciéndolo más cómodo y seguro para él, ¡nosotros te ayudamos! En H-E-B Babies nos encanta verlos crecer.