Durante la temporada invernal, la piel de nuestro bebé necesita cuidados especiales para no resecarse y maltratarse. Descubre las recomendaciones que te ayudarán a lograrlo de la manera más sencilla.

El viento frío, las bajas temperaturas y la calefacción contribuyen a que nuestra piel se sienta tensa y reseca durante estos meses. Siendo la piel de nuestros pequeños aún más delicada y delgada que la nuestra, estos factores pueden provocar que su piel se reseque, irrite o hasta se descame, lo cuál es incómodo y molesto para ellos, y preocupante para nosotras.

Hoy, con la ayuda de Adriana González, especialista y asesora de NANTI Prenatal, te compartimos algunas recomendaciones para mantener bien humectada y protegida la piel de tu chiquito, y así asegurar que esté sana y en buen estado durante esta temporada invernal.

Es muy importante hacer énfasis en que la higiene es clave para lograr que la piel de nuestros pequeños esté bien, así como es importante usar productos lo más naturales posibles, para limpiar e hidratar su carita y cuerpo, con fórmulas que ofrecen distintos nutrientes y sin parabenos.

1.- ¡El momento del baño es clave! Es así como mantienes limpio a tu pequeño, pero también hay que saber que el agua en exceso puede resecar su piel. Cuando bañes a tu bebé procura evitar usar agua demasiado caliente, pues esto podría afectar su piel o hasta provocar alguna quemadura. Una temperatura de entre 30 y 35 grados es ideal para este fin.

2.- ¡Los aceites naturales llegan al rescate! Una de las distintas cualidades de estos productos orgánicos es el hidratar la piel de tu pequeño de una forma aromática y deliciosa. El aceite de coco, la lavanda, el incienso, la semilla de uva o de aguacate son especiales para lograrlo.

3.- Después de bañar a tu pequeño, así como cuando notes que su piel se siente un poco más reseca que de costumbre, utiliza una crema hidratante especial para bebé en su carita y su cuerpo, sobretodo en las áreas que están más expuestas al viento.

4.- Por último, es importante abrigar adecuadamente a nuestros chiquitos para evitar que su piel esté demasiado vulnerable a los efectos de las bajas temperaturas. Usa mallas, pantalones o camisetas interiores debajo de su atuendo para darle una capita extra que le permita estar calientito y cómodo.

Y tú, ¿cómo cuidas la piel de tu bebé en esta temporada de frío?

Cuéntanos en la sección de comentarios. ¡Nos encanta leerte!