Las frutas y verduras están llenas de cosas buenas para tus niños, aunque pueden no ser su opción favorita a la hora de comer. Hoy te compartimos algunas formas de hacer que tus pequeños disfruten mucho más de estos saludables alimentos.

En un mundo lleno de llamativos antojos altamente calóricos o artificiales a veces puede ser todo un reto el que nuestros pequeños quieran comer saludable. Pero nuestro papel como mamás es darles lo mejor, enseñándoles que lo sano no está peleado con lo sabroso.

Este es el caso de las frutas y verduras, las cuáles le ofrecen a tus niños una enorme cantidad de vitaminas, minerales y fibra, así como toda una gama de ricos sabores y texturas que están muy lejos de ser aburridas o desabridas. Además, el que estén presentes en la dieta de tu pequeño le ayuda a prevenir muchísimas enfermedades, así como son bajas en grasas, ricas en agua y perfectas para calmar el hambre. Así, se recomienda que los niños y adolescentes coman cinco porciones de frutas y verduras al día.

Pero esto es más fácil decirlo que hacerlo, por eso platicamos con la Dra. Mayra Alejandra Chávez, especialista en Nutrición Infantil de Healthy Kids quien hoy nos comparte cinco excelentes recomendaciones que nos ayudarán a hacer que nuestros niños coman más frutas y verduras, sin tanta batalla.

  1. Siempre tenlos a la mano. Es muy importante el poder contar con alimentos saludables en casa todo el tiempo, pues el antojo no espera. Cuando tienes un refrigerador y una despensa saludable, la alimentación de tu familia también lo será. Recordemos que los niños comen lo que ven y tienen al alcance.
  2. Que sean parte del proceso. Algo que nos puede ayudar a emocionar a nuestros pequeños respecto a comer frutas y verduras es el involucrarlos en las compras cuando hagamos el súper. Déjalos que te acompañen y ellos mismos elijan las frutas y verduras que se les antoje ver, oler y tocar. Ya en casa, permite que te ayuden a guardar las compras, lavar las frutas y verduras o hasta picarlas.
  3. Anticípate a su hambre. Tener fruta y verdura como jícama, pepino, apio y zanahoria ya picada y lavada en el refrigerador, lista para comer, hará mucho más fácil para tus pequeños el que se les antoje y la tomen. Tener un frutero a la vista y a su alcance es súper buena opción para merendar. Llénalo de duraznos, plátanos, uvas, manzanas, peras, mandarinas, ¡toda fruta es bienvenida!
  4. Acompañamiento perfecto. Los niños aman dipear sus snacks, así que ofréceles aderezos saludables como hummus, yogurt griego y jocoque para acompañar el broccoli, coliflor, apio y zanahorias.
  5. Pon el ejemplo. Una última e importantísima recomendación es ser de ejemplo para tus pequeños, pues así es como ellos mejor aprenden, y comer frutas y verduras cada que puedas. Los niños son demasiado observadores y les encanta imitar, así que seguro querrán comer lo que su mamá o papá están comiendo. ¡Intenta y verás!

¿Qué otra recomendación te ha funcionado para hacer que tus niños coman más frutas y verduras? Compártela en la sección de comentarios, ¡y sigue leyendo!