Encuentra todos los productos favoritos de tu bebé en heb.com.mx

Como mamás muchas veces tenemos la duda sobre cuántas veces a la semana es recomendable bañar a nuestro bebé si el clima afuera es muy frío. ¡Hoy te ayudamos a saberlo!

En estos meses en donde hay días en los que nos despertamos con temperaturas muy bajas, es normal dudar si se debe o no bañar a los más pequeños de la casa.

Y es que claro que nos interesa mantenerlos limpios y cuidar su higiene, pero también nos preocupa que se puedan enfermar.

Con la ayuda de Adriana González, especialista y asesora de NANTI Prenatal, hoy te ayudamos a decidir con cuánta regularidad debes bañar a tu bebé en los meses de invierno, y te recomendamos la mejor forma de hacerlo para que no se sienta mal después y tú te sientas segura. 

1.- Tú sé el termómetro. Si tú tienes la duda de meterte a bañar porque sientes mucho frío, entonces no metas a tu chiquito. ¡Ellos son mucho más vulnerables que nosotros! Lo que puedes hacer es limpiarle bien las manos y su carita, así como el área de su cuello y los pliegues de sus piernas y brazos, pues muchas veces ahí se queda suciedad. Sécalo bien y ¡listo! Ya no tuviste que meterlo a bañar de cuerpo completo pero le diste limpieza a las áreas claves de su cuerpo.

2.- Si el clima afuera es de 8 grados o menos no tienes qué meter a bañar a tu bebé todos los días. Lo que  sí es necesario es limpiarlo muy bien cada vez que le cambies el pañal, para evitar rozaduras que puedan irritarlo. Si tuvo un accidente de popó, puedes únicamente lavar la parte baja de su cuerpo con agua y jabón, usando agua agradablemente calientita.

3.- Si decides bañar a tu bebé es importante tomar ciertas consideraciones. Lo primero que debes hacer es calentar el área donde vas a desvestirlo y meterlo a bañar. Esto puedes hacerlo cerrando la puerta en un cuarto pequeño y usando un calentador cerciorándote que esté en 24 o 26 grados. La temperatura del agua de la bañera debe estar en los 30 – 35 grados, no más ni menos. Ten lista la toalla y el cambio de ropa para que al terminar el baño de tu pequeño de inmediato lo arropes y en ningún momento se enfríe de más.

4.- Por último: ¡Cuida a tu bebé de los cambios de temperatura! Si lo acabas de bañar y tienes que salir, cúbrelo por completo para que el viento no le dé directamente. Es mucho mejor bañar a tu bebé antes de dormir para que ya no tengas que sacarlo y exponerlo a un ambiente frío que puede llegarlo a enfermar.

¿Cuántas veces bañas a tu bebé en época de frío? Cuéntanos en la sección de comentarios, ¡queremos escucharte!

 

Especialista

Adriana González