Por Staff H-E-B Babies

A continuación te contamos todo sobre esa particular área blanda en la cabecita de tu bebé, así como de qué forma puede ser un indicador de la salud de nuestro pequeño.

Muchos hemos escuchado hablar de la mollera de los bebés, y aunque probablemente sabemos que es un área suave que está en su cabecita, no todos conocemos a fondo de qué se trata.

Con la ayuda de Mariela Cepeda, residente de pediatría con capacitación en primeros auxilios pediátricos/ lactancia materna y creadora de Baby Bond, conoceremos más sobre esta importante parte del cuerpo de nuestro bebé.

La cabeza de tu bebé está formada por distintos huesos que durante su desarrollo gestacional no alcanzan a cerrarse por completo para poderse superponer entre sí al pasar a través del canal del parto.

Gracias a que están separados al momento de nacer el cerebro de tu pequeño no se daña con la presión. Estos huecos o espacios que se forman entre los huesos del cráneo es lo que comúnmente llamamos mollera o fontanelas.

Existe la fontanela anterior (en la parte superior del cráneo, a la mitad y delante del centro) y la posterior (en la parte de atrás a la mitad), así como dos pequeñas a cada lado de la cabecita. Estas separaciones acompañarán a tu pequeño hasta que cumpla 15 a 21 meses de edad, para después fusionarse formando suturas craneales*, que son las que mantenemos ya como adultos.

Realmente la mollera no necesita ningún cuidado especial, pero es importante no intentar deprimirla ni elevarla. Hay mitos muy antiguos donde se indica que antes se volteaba al bebé cuando la fontanela se mostraba deprimida, o hasta que se intentaba regresar a su forma original presionando el paladar de los pequeños con una cuchara, lo cuál hoy se sabe que es totalmente innecesario y hasta peligroso para un bebé.

Como la mollera se trata de tan solo una membrana que protege la cabecita de tu pequeño del mundo exterior, lo mejor es solo dejarla ser y cambiar, cuidando a tu bebé como sueles hacerlo siempre.

Ahora bien, la fontanela anterior puede ser un indicador muy útil de que algo anda mal con la salud de nuestro pequeño si se muestra deprimida o hundida. Esto es una señal de que el bebé está deshidratado y le falta líquido, el cerebro está rodeado de líquido cefalorraquídeo y cuando el cuerpo se deshidrata el cerebro también. Si ya se nota en la fontanera es que el nivel es grave y llevar a nuestro bebé al médico es indispensable.

También hay que saber que al momento de llorar la presión dentro de la cabeza de tu bebé aumenta y eso provoca que la fontanela se vea más elevada. Esto es totalmente normal, ¡no te asustes! Se pasará cuando tu bebé deje de llorar.

Si notas que la mollera de tu pequeño está siempre elevada, llévalo a revisar pues pudiera ser un indicio de un aumento de presión dentro de su cerebro.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus amigos y familiares, ¡y sigue leyendo! No olvides en H-E-B Babies nos encanta verlos crecer.

ack