Descubre todo lo relacionado a esta enfermedad común en los meses primaverales, y cómo tratarla si tu pequeño la tiene. ¡Sigue leyendo!

Por más que cuidemos a nuestros pequeños y deseemos protegerlos durante su vida, ellos tendrán que enfrentarse a distintas enfermedades y afecciones. Una muy común en los últimos y los primeros meses del año es la faringoamigdalitis, una infección aguda que además de causarle malestar a tu pequeño, es importante saber cómo tratar.

¿La has escuchado?

Platicamos con la Dra. Gabriela Cantú González, Neumóloga Pediatra, para que nos hablara más sobre esta enfermedad, cómo detectarla y qué hacer si sospechamos que nuestro pequeño la tiene. ¡Aquí te compartimos todo lo que nos contó!

Primero que nada hay que saber de qué se trata. La faringoamigdalitis aguda es una infección o proceso agudo de la faringe o de las amígdalas (anginas), que presenta inflamación de las mucosas. Los síntomas pueden incluir fiebre, edema (inflamación), enrojecimiento, natas de pus, úlceras o vesículas, por lo que se trata de una enfermedad muy molesta para tu pequeño.

A causa de esto, si tu chiquita la padece, seguramente manifestará dolor al deglutir (beber, comer y tragar saliva) y también en los oídos. Si tu bebé es muy pequeño y aún no puede hablar, es probable que rechace los alimentos por el dolor de su garganta. La fiebre elevada, malestar general, dolor de cabeza, trastornos gastrointestinales y hasta ronchitas son síntomas comunes de la faringoamigdalitis.

Pero, ¿qué la causa? Esta es una duda que puedes tener y la respuesta se divide en dos. Por un lado están los virus, responsables de la mayoría de los casos de faringoamigdalitis aguda en niños menores de tres años. Pero, efectivamente también están las bacterias, que pueden provocar el padecimiento de esta enfermedad. El estreptococo beta hemolítico grupo A o el Streptococcus pyogenes es el más frecuente en las afecciones de niños y el único en el que el tratamiento con antibióticos es adecuado.

Si sospechas que tu bebé o niño pudieran estar sufriendo esta enfermedad, llévalos con su médico. El diagnóstico de la faringoamigdalitis aguda es clínico, complementado por el cultivo de garganta, la prueba de detección antigénica rápida o la determinación en sangre de anticuerpos. Esto para saber qué está causando la enfermedad y poder dar un tratamiento acorde.

Este tratamiento debe ser siempre indicado por el médico, tratando de evitar el mal uso de los antibióticos, según las diferentes alergias de tu pequeño. Sobretodo hay que poner atención en los menores de tres años, que muchas veces reciben tratamiento antibiótico innecesario por una supuesta faringoamigdalitis estreptocócica que es muy rara que se dé a esta edad.

¿Cuáles son las complicaciones de la faringoamigdalitis? Si la enfermedad no es tratada adecuadamente pueden darse supuraciones locales como la otitis media, sinusitis, abscesos y más. Además puede darse fiebre reumática, glomerulonefritis aguda y artritis reactiva. Así que hay que actuar rápido, seguir las indicaciones del especialista al pie de la letra y consentir mucho al enfermito para que se sienta bien muy pronto.

Si este artículo te fue de utilidad, siéntete libre de compartirlo con quien quieras. Y sigue leyendo todo lo que tenemos preparado para ti en H-E-B Babies.