Por Staff H-E-B Babies

Durante el embarazo, los cambios de tu cuerpo pueden afectar tu descanso. Para ayudarte con esto y más surgen las almohadas de embarazo. Hoy te contamos las ventajas de dormir con una.

Dormir bien es esencial para tu salud y la de tu bebé, sin embargo, mientras avanza tu embarazo te das cuenta de que hacerlo se vuelve cada vez más difícil. Y es que con tu vientre creciente empiezas a sentir dolores lumbares, malestares estomacales, presión interna y hasta falta de respiración lo que muchas veces te impide encontrar una posición ideal para recostarte a gusto. Y si a esto le sumas los movimientos de tu bebé, prepárate para ver ojeras al otro día.

Justo para hacer tu descanso más fácil existen las almohadas de maternidad. Se trata de almohadas diseñadas específicamente para esta etapa de tu vida, las cuáles brindan soporte a tu cuerpo que ha cambiado con el embarazo. Suelen ser más largas que las almohadas comunes y ayudan a reducir tu incomodidad al dormir, aligerando el estrés de tu cuerpo. Aunque puedes usarlas todo el embarazo, son especialmente útiles durante el segundo y tercer trimestre.

Hoy te compartimos cuatro beneficios que las almohadas de maternidad te pueden dar. La primera de sus ventajas es que realmente mejoran tu sueño, haciendo posible que duermas más y mejor. El uso de una almohada de maternidad facilita que puedas establecer una rutina de sueño adecuada, indispensable para sentirte bien. Se trata de almohadas súper cómodas que se ajustan a tu cuerpo y te hacen sentir más ligera, permitiéndote relajarte y descansar con mayor facilidad, haciendo tu sueño más profundo y reparador.

Otro gran beneficio es que son buenísimas para aliviar dolores relacionados con el embarazo. Durante esta época tu cuerpo pesa más, sobretodo en el área del vientre, lo que pone presión en tu espalda, piernas y caderas. Una almohada de maternidad quita estrés de estas partes de tu cuerpo, dándole el soporte necesario a tu pancita, proporcionando un ajuste perfecto al momento de recostarte. Así, es mucho más fácil encontrar una posición cómoda para dormir.

La tercera ventaja de una almohada de maternidad es que mejoran la circulación sanguínea. Y es que la circulación sanguínea puede comprometerse durante tu embarazo, por lo que el dormir con las piernas en alto o de lado izquierdo es recomendable, cosa que puede ser difícil si no se cuenta con una almohada especial. Gracias a ellas hacerlo es posible, dándote la firmeza con la suavidad necesaria para que lo logres.

Una última gran ventaja de las almohadas de maternidad es que su uso va más allá del embarazo. Y es que puedes usarlas después de dar a luz para mantener a tu bebé en la posición correcta a la hora de amamantar, reduciendo calambres en brazos y hombros. Puedes seguir usándolas al dormir, mientras tu vientre poco a poco se va encogiendo y recuperando.

Aunque existe una gran variedad de modelos en el mercado, con distintas formas, rellenos y tamaños, es importante que te cerciores de que tu almohada cuente con una funda lavable. También hay que saber que es posible que al principio te cueste un poco adaptarte a dormir con una de estas almohadas, pero si la usas cada noche muy pronto descubrirás lo reconfortante que es descansar con ella y lo bien que te hace a ti y a tu bebé.

Te invitamos a compartir este artículo con alguna mamá a la que creas que le puede ser de utilidad. Y sigue leyendo todo lo que tenemos para ti en H-E-B Babies.