Encuentra todos los productos favoritos de tu bebé en heb.com.mx

Existen ciertos elementos que pueden afectar el bienestar de tu pequeño. Hoy te explicamos más sobre los llamados agentes teratógenos y cómo evitarlos.

Es posible que nunca antes hubieses escuchado su nombre, pero seguro que tus amigas, familia y doctores ya te han comentado sobre algunos de ellos; nos referimos a los agentes teratógenos, aquellas sustancias que pueden aumentar la probabilidad o causar que tu bebé nazca con alguna condición diferente. Aunque se trata de un tema importante, ¡no te preocupes! Con la ayuda de Bárbara Valdez y Jessica de Villa, cofundadoras de Two Health, hoy te contamos más sobre los agentes teratógenos y cómo cuidarte para que no te afecten ni a ti ni a tu pequeño.

Por lo general, un agente teratógeno es algo en el medio ambiente al que tú como mamá puedes estar expuesta durante el embarazo, y que pueda así afectar al bebé que viene en camino, tal como pueden ser medicamentos, alcohol, drogas, exposición a sustancias químicas o alguna infección que pudieras tener. El estar tú y tu bebé expuestos a estos agentes podría traer consecuencias para él o ella, ocasionando que su desarrollo no sea el óptimo. La gravedad del las condiciones que puede presentar varía dependiendo de la etapa del embarazo por la que estés pasando, así como de la dosis y/o la duración de la exposición.

Existe una larga lista de agentes teratógenos de los cuáles es importante cuidarse, pero te contaremos más sobre algunos de los más comunes y sus efectos.

Está el tabaco, que puede provocar bajo peso al nacer, placenta previa y parto pre término. El alcohol afecta el crecimiento intrauterino así como el sistema nervioso central, otros aspectos que puede ocasionar es la microcefalia y malformaciones. Medicamentos como la warfarina, talidomida, yodo radioactivo, retinoides y fenitoína pueden provocar desde alteraciones en la tiroides hasta defectos en el corazón. Enfermedades como la varicela, toxoplasmosis y rubeola también son muy peligrosas para tu bebé.

La buena noticia es que muchos de los agentes teratógenos son fáciles de evitar. Otros tal vez sean necesarios si estás pasando por alguna condición médica que requiere tratamiento. De todas formas, platica con tu médico y evalúen el riesgo-beneficio de tu caso. Si sospechas que alguna sustancia o elemento al que estás expuesta pudiera tratarse de uno de estos agentes, no te quedes con la duda y pregúntale a tu médico.

¿Te fue de utilidad este artículo? Si es así, compártelo con alguien al que creas que le pueda ser de ayuda, y sigue leyendo todo lo que tenemos preparado para ti en H-E-B Babies.