Por Staff H-E-B Babies

Todos los nutrientes que los bebés y niños reciban son muy valiosos, pues se encuentran en etapa de crecimiento. Descubre las razones por las cuáles los ácidos grasos Omega 3 y 6 no deben faltar en su dieta. ¡Aquí te contamos!

¿Has escuchado hablar de los ácidos grasos Omega 3 y 6? 

Estos son sustancias que tu cuerpo y el de tu pequeño necesitan para realizar una serie de funciones muy variadas; pues apoyan desde el desarrollo muscular, como el crecimiento celular.

Estos ácidos también juegan un papel vital en el desarrollo cerebral de tu bebé o niño pequeño, ayudando a su capacidad para leer, concentrarse y memorizar, las cuales son funciones importantísimas para que puedan aprender y descubrir el mundo. En pocas palabras, son excelentes aliados para ayudar a un saludable desarrollo cerebral.

Pero aún hay más, pues estos ácidos grasos también son clave para fortalecer el sistema nervioso central y el sistema cardiovascular de pequeño, creando nuevas células y también auxiliando a que su cuerpo absorba todos los nutrientes que necesita.

Los ácidos Omega 3 y 6 no solo permiten y optimizan las funciones corporales, también apoyan las neuronales. Este tipo de ácidos grasos tienen un impacto positivo en pequeños con síntomas de hiperactividad y déficit de atención, dificultad en el procesamiento de emociones y/o características antisociales.

¡Como puedes ver se trata de nutrientes muy importantes! El detalle es que al ser ácidos grasos esenciales el organismo humano no puede producirlos por sí mismo. 

¿Qué tenemos qué hacer para conseguirlos? Fácil: Hay que ingerirlos.

Tanto los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 se encuentran en distintos alimentos. Las carnes y pollo, los pescados con grasa, como el salmón o la trucha; mariscos como las almejas o cangrejos; así como el aceite de pescado o vegetal, y algunas nueces y semillas contienen estos valiosos ácidos. 

Desde el embarazo se recomienda llevar una dieta equilibrada que contenga alimentos con Omega 3 y 6, y también tomar suplementos para que, durante la lactancia, tu bebé consuma los nutrientes. Ya que tu pequeño va creciendo y se van introduciendo los alimentos sólidos poco a poco irá comiendo más opciones con estos ácidos grasos. 

Los niños en edad preescolar, además de consumir distintos alimentos que les ayuden a conseguir estos ácidos grasos, pueden tomar alimentos lácteos enriquecidos para recibir la nutrición que necesitan. La fórmula H-E-B Kids es perfecta para lograrlo pues además de que contiene 28 vitaminas y minerales, así como calcio, hierro y zinc, es rica en Omega 3 y 6. Se trata de una leche ideal para apoyar el crecimiento de niños de corta edad. Y como extra, no tiene azúcar añadida.

Recuerda que la infancia es una etapa de formación y crecimiento única, que requiere que las dosis de Omega 3 y 6 sean las correctas, por lo que complementar la dieta de tu chiquito con la fórmula H-E-B Kids es una decisión inteligente que dará frutos hoy y mañana.