Aquí te decimos de qué se trata el método de introducción a la alimentación complementaria y las recomendaciones sobre qué hacer y qué no.

¿Has escuchado hablar sobre el baby-led weaning o la alimentación complementaria a demanda?

Se trata del nombre en inglés que recibe el método en el que, pasados los primeros 6 meses de edad de tu bebé, éste puede empezar a probar alimentos sólidos por sí mismo, en lugar de pasar por las papillas dadas por mamá y papá. Aunque hoy en día se ha hecho muy popular, esta forma en la que dejas que tu pequeño coma con autonomía tiene ya años usándose en otros lugares, siendo Gran Bretaña uno de los países donde más se acostumbra.

Existen distintos beneficios que se asocian al baby-led weaning. Por un lado, el permitirle a tu bebé manipular su comida y llevarla por sí mismo a su boca le ayuda a mejorar su coordinación mano-boca (motricidad fina), su destreza y su habilidad para masticar. Además, los pequeños van explorando sabores y texturas distintas a las de una papilla completamente molida.

Algo muy importante que el baby-led weaning le da a los bebés es el aprender desde muy pequeños a auto regularse en su consumo de alimentos, comiendo solo hasta que se sientan llenos, cosa que se dificulta cuando somos los padres quienes insistimos con las cucharadas. Y un plus es el que ya no hay que prepararles comida especial, ellos pueden comer lo que se prepare para toda la familia, tomando algunas consideraciones.

Si quieres probar con este método, hoy te damos algunas recomendaciones de qué hacer y qué evitar.

Tiempo

Es importante considerar y respetar el desarrollo individual de tu bebé. Hasta que tu pequeño tenga la suficiente fuerza en el cuello para sentarse en una sillita alta, así como pueda pasar comida hacia atrás de su boca con movimientos de quijada, es el momento ideal para comenzar.

Alimentos

Empieza dándole alimentos sólidos suaves como frutas maduras y vegetales hervidos, seguidas de cereales inflados, pastas, pescado y huevo revuelto. Prepara los alimentos

cortando cada piezas largas y delgadas, o en círculos grandes, para facilitar el agarre. No te olvides de incluir en su dieta alimentos ricos en hierro, zinc, proteínas y grasas buenas. Tampoco dejes de alimentar a tu pequeño con leche materna o fórmula, pues esta sigue siendo su principal fuente nutricional.

Limpieza

Tienes qué anticipar que este método no es ideal para pisos impecables. En un principio tu pequeño aprovechará para explorar sus alimentos apachurrándolos, embarrándose, manipulándolos y tirándolos por todas partes, así que prepárate de antemano y cubre el piso del área en la que va a comer, así como ponle a tu bebé un delantal completo en lugar de un pequeño babero.

Esto no quiere decir que tu bebé no pueda comer con toda la familia.

Es súper recomendable que lo haga, dándole los mismos alimentos de ser posible pero preparados sin sal ni picantes, y siempre supervísalo mientras se alimenta.

¿Qué es mejor evitar en el método de baby-led weaning?

Para empezar, evita insistir si tu pequeño no está listo pues cada bebé es diferente.

El elegir una mala hora para darle de comer también afectará tu éxito. No presiones a tu bebé, deja que se tome su tiempo, no menos de 15 minutos para comer. Evita darle muchas comidas diferentes al mismo tiempo, pues es importante que puedas detectar reacciones alérgicas y saber qué alimento las causó. Tampoco le des comida delicada como uvas, salchichas, palomitas o verduras crudas. Si ves que tu pequeño solo está jugando con la comida tal vez ya tuvo suficiente.

Si te preocupa que tu bebé no esté comiendo bien, lo que puedes hacer es una mezcla del estilo tradicional de alimentación complementaria y el baby-led weaning, dándole papillas no tan molidas y con mayor textura, pero ofreciéndole también trozos de alimentos para que vaya acostumbrándose poco a poco a tomarlos y comerlos, y siempre antes de empezar consúltalo con su pediatra.

¿Tú y tu bebé han probado el baby-led weaning? Cuéntanos sobre tu experiencia en la sección de comentarios. Recuerda que H-E-B Babies nos encanta verlos crecer.