Por Staff H-E-B Babies 

La enfermedad celíaca, ocasionada por la intolerancia al gluten, también se presenta en bebés y niños. Hoy te ayudamos a saber qué hacer en el caso de que tu pequeño pudiera tenerla. 

Cada vez se escucha más sobre la alergia al gluten y a muchas nos preocupa la posibilidad de que nuestro bebé o niño pequeño pudiera tenerla. Para tener más claridad es importante primero saber de qué se trata esta alergia. 

Se le llama enfermedad celíaca al trastorno del sistema inmunológico causado por la intolerancia al gluten pero, ¿qué es el gluten?

Nada menos que el nombre de las proteínas que se encuentran en alimentos tan comunes como el trigo, el centeno, la cebada y otros cereales.

Hay quien presenta intolerancia al gluten desde pequeño y hay otros que la desarrollan siendo adultos. Los síntomas de la enfermedad celíaca pueden variar en intensidad por lo que pudiera pasar desapercibida por años.

¿Qué sucede en el cuerpo de una persona intolerante al gluten? 

Al comer alimentos con la proteína, se dañan las vellosidades del intestino delgado que sirven para absorber los nutrientes que pasan por ahí. Así, sin importar que tu pequeño coma bien, pudiera presentar desnutrición y otros molestos síntomas. Entre ellos se encuentra la diarrea o estreñimiento, cólicos, flatulencia, heces pálidas, irritabilidad, erupciones cutáneas, ansiedad, pérdida de peso, retraso de crecimiento, anemia y falta de energía. 

No siempre aparecen todos los síntomas y hay casos en los que no se presenta ninguno; además éstos también podrían darse por otras enfermedades. Consulta con tu médico para realizar un diagnóstico certero. Si a tu hijo le han detectado la enfermedad, padres, hermanos y abuelos deben someterse a una prueba ya que se trata de una enfermedad que corre en familias.

No se sabe a ciencia cierta por qué se desarrolla esta reacción y tampoco existe cura pero existen formas de mitigar su efecto. Lo más importante es saber qué alimentos puedes darle a tu pequeño y cuáles no. Para esto, el apoyo de un nutriólogo puede ser valioso, sobretodo al principio. 

Lo que debes evitar es el trigo, el centeno y la cebada, alimentos que se encuentran en muchos productos como empanizados, harina de trigo, salsas, pastas, sopas enlatadas, algunos yogures y más. Es importante leer las etiquetas de los alimentos antes de comprarlos, así como preguntar a un experto si tienes dudas.

Comer fuera de casa es posible, ya que siendo una alergia tan común en muchos restaurantes ya existen opciones de platillos sin gluten. ¡Anímate a preguntar! Infórmale al personal sobre la alergia de tu pequeño para que tome las medidas correspondientes. 

Recuerda que carne, pescado, pollo, legumbres, leche, queso, arroz, sorgo, garbanzos, frutas y verduras son alimentos que no le darán problema a tu pequeño.Incluso los alimentos que tu pequeño puede comer si entran en contacto o son preparados en platos, sartenes y aparatos electrodomésticos donde antes se cocinó algo con gluten se pueden contaminar. 

Lo mejor es preparar los alimentos sin gluten aparte de los demás, y limpiar superficies, utensilios y vajillas muy bien al terminar de usarse, así como lavar bien tus manos. Habla con tu familia, maestros y adultos que vean regularmente a tu pequeño sobre su condición para concientizarlos sobre lo importante que es el cuidar su alimentación. 

Si tu pequeño llega a consumir gluten sin querer, no te preocupes, ya que una pequeña cantidad solo causará algo de inflamación intestinal de poca duración. Aunque al principio puede resultar retador el cambio de dieta de tu hijo, verás que pronto se acostumbran, y cuando veas cómo mejora la salud, desarrollo y ánimo de tu chiquito, sabrás que todo ha valido la pena.