Por Staff H-E-B Babies

Seguir con tu dieta vegetariana sin perder los nutrientes que necesitas durante el embarazo es posible. A continuación te decimos cómo lograrlo. ¡Sigue leyendo!

Si ya eres vegetariana o decides serlo durante tu embarazo no te aún con las restricciones que tengas en tu dieta, ésta puede brindarle todas las vitaminas, minerales y nutrientes que tú y tu pequeño requieren para estar sanos. Particularmente existen ciertos nutrientes clave que hay que procurar incluir en tu alimentación como lo es el hierro, el calcio, la vitamina D, la vitamina B12, la vitamina B2 y las proteínas. Y es que su deficiencia, seas vegetariana o no, puede afectar negativamente el desarrollo de tu bebé.

¿Cómo conseguir los nutrientes que necesitas durante el embarazo dentro de una dieta vegetariana? Empecemos por las proteínas, esenciales para que tu bebé crezca y se formen sus músculos y células. Puesto que no comes carne es importante que tu alimentación incluya lentejas, frijoles, tofu (con moderación) y nueces. Si tu dieta vegetariana lo permite puedes también comer huevos bien cocidos y productos lácteos bajos en grasas. Trata de incluir fuentes de proteína en todas tus comidas.

Otro nutriente que debes cuidar incluir en tu dieta es el hierro. Es muy importante que tus niveles de este mineral estén bien durante el embarazo, cuando cualquier mujer, vegetariana o no, es susceptible a sufrir de anemia. Así que integra siempre en tu comida vegetales de hoja verde oscura (espinaca, kale), cereales fortificados, huevos bien cocidos, frutos secos, frijoles, papas y pan. El combinar vitamina C con el consumo de hierro ayuda a que éste se absorba mejor así que puedes tomar jugo de naranja o unos gajos de la fruta durante o después de tus comidas.

Durante el embarazo también necesitas calcio para que los huesos, dientes y células de tu bebé se desarrollen sanamente. Si puedes comer lácteos como la leche, el queso y el yogurt esto ayuda a que llegue calcio a tu cuerpo. Si no puedes comer lácteos incluye tofu, semillas de sésamo, frutos secos, higos y pan integral en tu dieta.

La vitamina D ayuda a que tu cuerpo pueda aprovechar bien el calcio por lo que no la puedes dejar de lado. Además de salir a tomar el sol puedes buscar alimentos fortificados como leche, huevos, mantequilla, aceite de oliva y pescado (con las precauciones adecuadas). Se recomienda tomar de 10 a 15 minutos de sol directo sobre manos, cara y brazos, tres veces a la semana. También es recomendable tomar suplementos de vitamina D durante el embarazo para asegurarte de que estés recibiendo la cantidad necesaria para estar bien.

Otra vitamina crucial es la B12, requerida para que las funciones neuronales de tu pequeño se desarrollen adecuadamente. Esta vitamina se encuentra en mayor parte en alimentos de origen animal, aunque también podrías buscarla en los cereales o panes fortificados. La vitamina B2, también muy importante, puedes encontrarla en panes integrales, almendras y algas. El zinc está en los aguacates, tomates, espinacas y queso ricota. Y los ácidos grasos Omega-3 en el salmón, las algas, el aceite de canola, las nueces y los vegetales de hoja verde.

Si tienes dudas sobre la nutrición que debes llevar durante tu embarazo, habla con tu doctor respecto a tus opciones y pídele que te recomiende suplementos nutricionales de ser necesario.