Por Staff H-E-B Babies

El embarazo es una época de cambios y entre ellos la pérdida de cabello podría ser uno. Hoy te contamos a qué se debe y qué alimentos te ayudan para mitigar este efecto.

Durante el embarazo, las hormonas, la retención de líquidos y la fluctuación de peso pueden volverse factores que influyan en una posible pérdida de cabello.

Es común que en el primer trimestre el cabello se debilite y se caiga fácilmente, para después verse más brillante y hermoso. Después del embarazo los cambios continúan, ya que dos o tres meses después de dar a luz, a muchas mujeres se les vuelve a caer el pelo.

El embarazo afecta el ciclo natural del crecimiento del pelo, que pasa por varias fases. Las embarazadas con pelo grueso y hermoso tienen más cabellos en fase de permanencia.

Las que tienen la cabellera más fina comienzan una fase de caída. Esto puede cambiar mientras avanza la gestación, pero mientras lo hace hay formas de ayudarte.

Al comer, nuestro organismo absorbe nutrientes importantes para funcionar correctamente. Como nuestro cabello es alimentado por medio de folículos pilosos, lo mejor es incluir en nuestra dieta alimentos con nutrientes que harán nuestro pelo más sano y resistente.

A continuación te decimos cuáles son:

1. Biotina y ácido fólico

En conjunto, estas dos ayudan a equilibrar las actividades metabólicas del cabello y e ácido fólico es muy importante para el desarrollo de tu bebé. La biotina se encuentra en el pan con levadura, el hígado, los cereales, las avellanas, el salvado de trigo y el plátano, y el ácido fólico, lo encuentras en el hígado de pollo, la ternera, el pavo, los garbanzos, los frijoles y las judías.

2. Fibra insoluble

La puedes encontrar en los cereales integrales de uso común como el arroz, el trigo, la avena y el centeno. Al contener vitamina B6 y ácido fólico ayudan a oxigenar la sangre que nutre a los folículos pilosos. El resultado es un cabello más fuerte.

3. Antioxidantes

Son básicos para mantener una cabellera sana, siendo las frutas y las verduras de hojas verdes la mayor fuente de antioxidantes naturales que puedes aprovechar (y además son deliciosas). Trata de comer las que sean más ricas en vitamina C, importantes para producir colágeno, como la naranja, el limón, el kiwi, las espinacas, las acelgas y el brócoli.

4. Zinc

¿Porqué es importante el zinc? Se trata de un nutriente esencial para la producción energética y la formación de proteínas en nuestro cuerpo. El zinc se encuentra en la carne, el apio, los espárragos, los higos, las papas y las berenjenas.

5. Vitamina A

Esta importante vitamina evita que las glándulas sebáceas se sequen, para que así sigan ayudando a lubricar el folículo piloso. También ayuda a que las células del folículo se oxigenen, promoviendo que el cabello crezca fuerte. La vitamina A la encuentras en la leche fortificada, los huevos, el hígado, las verduras y los aceites de pescado, girasol y oliva.

6. Agua

Fundamental para el funcionamiento óptimo del cuerpo y para tener un cabello más resistente a la caída. Hay que tomar al menos ocho vasos de agua al día, limitando el consumo de refrescos y bebidas azucaradas. Evita también tomar mucho té o café pues un exceso de cafeína puede perjudicar a tu pequeño.

Si sientes que tu pérdida de cabello es excesiva consulta con tu médico para verificar la mejor solución. No olvides agregar estos alimentos a tu dieta diaria de forma balanceada, así te ayudarás a pasar por este proceso de una manera más sencilla.

Ahora que conoces estas recomendaciones, comparte con nosotros tu opinión y no te olvides de seguir a H-E-B Babies, tenemos mucha información para ti.