¿Tu bebé reacciona negativamente ante ciertos alimentos? Puede tratarse de una alergia. Hoy te contamos las principales y qué hacer en caso de que tu bebé las tenga.

¿Sabías que las alergias alimentarias en niños han ido en aumento en los últimos años y afectan a casi el 8% de los bebés y niños?

El Dr. David R. Cañamar, especialista en alergias e inmunología clínica en Allergien nos comparte información acerca de estas reacciones producidas por el sistema inmune al exponer a nuestro pequeño a ciertos alimentos.

Algunos factores que aumentan la probabilidad de que un bebé desarrolle alergia hacia ciertos alimentos son los antecedentes de familia directa, o que nuestro pequeño ya presenta otra enfermedad alérgica.

Alergias alimentarias

Aunque pueden presentarse con cualquier tipo de comida, existen algunas que son más comunes que otras, y aquí te decimos de cuáles se tratan:

1.- Proteínas de leche de vaca

Suele confundirse con la intolerancia a la lactosa y es la alergia alimentaria más frecuente en los primeros meses de vida. Los síntomas más típicos son los cólicos, vómitos, reflujo gastroesofágico, diarrea, estreñimiento o presencia de ronchitas en la piel de tu bebé.

El tratamiento ideal para este tipo de alergia alimentaria es darle a nuestro bebé leche materna; si esto no es posible, se puede recurrir a fórmulas extensamente hidrolizadas o elementales de aminoácidos.

2.- Huevo

Es la segunda alergia alimentaria más frecuente y junto con la anterior, se presentan en los pequeños con dermatitis atópica. Sus síntomas más frecuentes son los vómitos, diarrea, estreñimiento, ronchas y/o hinchazón de la piel.

Es muy recomendable leer siempre con detenimiento las etiquetas de los alimentos que daremos a nuestro bebé, ya que el huevo suele utilizarse en la preparación de muchos de estos.

3.- Cacahuate

Es el tercer alimento responsable de alergias alimentarias y por lo general también inicia en las etapas tempranas de la vida. Los síntomas que presenta un bebé alérgico al cacahuete se notan en su piel, vía respiratoria y/o intestinal.

Con mucha frecuencia, la alergia al cacahuate presenta reacciones graves (anafilaxia), por lo que es muy importante detectarla y tratarla. Igualmente, suele tener reacción cruzada con otros frutos secos como avellanas, soya, nueces y ajonjolí.

4.- Trigo

La alergia al trigo se presenta en el 1% de los niños y parte de su importancia es que constituye un elemento base en la alimentación de la familia mexicana.

Sus síntomas principales son las ronchitas y/o hinchazón de la piel, vómitos, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, tos, “pillidos” en pecho y falta de aire, pero por lo general la alergia al trigo se resuelva durante la adolescencia.

Si tienes sospecha de que tu pequeño puede tener alergia a algún alimento, rápidamente busca el apoyo de su pediatra y alergólogo para tener una correcta evaluación e información sobre las implicaciones y cuidados.

Nuestro bebé se encuentra en una de las etapas de crecimiento y desarrollo más importantes de su vida, por lo recibir una asesoría de un nutriólogo experto en el tema, para sustituir el aporte de nutrientes del alimento al que tu pequeño es alérgico, y no perder los beneficios que puede brindarle.

Si te fue de utilidad este artículo, ¡compártelo! Y sigue leyendo todo lo que tenemos preparado para ti. Consulta más información sobre los aspectos de salud y alimentación más importantes para bebés, recuerda que en H-E-B Babies nos encanta verlos crecer.